Proteccionismo

Si buscamos tal término en el Diccionario de la Lengua Española, Real Academia, vigésima segunda edición, encontramos que es propio de determinada política económica, la política proteccionista y lo partidario.
Ahora bien, para poder definir lo que en realidad y usualmente con proteccionismo se quiere aludir, tenemos que ver qué nos dice el citado diccionario sobre protector/ra: “Que protege. Que por oficio cuida de los derechos o intereses de una comunidad.” Lo cual, a su vez, nos conduce a ver qué es proteger: “Amparar, favorecer, defender. Resguardar a una persona, animal o cosa de un perjuicio o peligro, poniéndole algo encima, rodeándole, etc.” De esta verborragia académica, surge que lo que usualmente se llama “proteccionista” en realidad sería “protector”. Pero el link se denomina de la primera forma (mal empleada) para evitar confusiones, ya que en la práctica se utiliza “proteccionista” cuando se quiere hablar de “protector”. Y se utiliza “protector” para llamar así a entidades que reciben subsidios de algún sector, ya sea estatal o privado, cuando en realidad el concepto es más amplio. Vos mismo podes convertirte en protector o protectora.

Ahora bien. Si unimos las dos últimas definiciones, podemos advertir que, quien se dedica a resguardar a una persona, animal o cosa, está tutelando los derechos o intereses de una comunidad. En términos vulgares, he oído significar como “protectoras” o “proteccionistas” a “Un grupo de viejas solteronas que no tienen otra cosa mejor que hacer que llevar comida a perros y gatos callejeros”. Las personas mayores que se dedican desinteresadamente a esta causa, no merecen tal rótulo, son un ejemplo para todos, y tiempo no les sobra. Esa expresión –vieja solterona- tiene más de cien años y una connotación peyorativa para la mujer que “quedó solterona”. Creo que hoy, cada uno elige lo que quiere ser en definitiva.

Muchas veces me pasó que mientras alimentaba a un perrito de la calle, me gritaba un energúmeno que por qué no le daba de comer a un chico. Y yo siempre contesté: “Ahora le estoy dando de comer al perro. Y vos… ¿A quien le diste de comer hoy?” Seguro que si le molesta tanto verme proteger a un animal indefenso, no tiene ni la más mínima sensibilidad o capacidad de proteger a nada ni a nadie. El que protege, hace, no pierde tiempo en ver al de al lado. Siempre hay alguien que sabe proteger mejor una cosa que otra, o que pueda proteger ambas a la vez.

Albert Schweizer, Nóbel de las Paz en 1952, dijo: “Hasta que extendamos nuestro cículo de compasión a todos los seres vivos… la humanidad no hallará paz”.
Mahatma Gandhi: “Un país, una civilización se puede juzgar en la forma en que tratan a los animales”.
Aclarado el panorama, amigo mío, te invito a que te unas en esta tarea que muchos o pocos –ojalá sean más de los que creo- desarrollamos con el fin de vivir mejor. Porque donde no se respeta la vida, la calidad de la misma peligra. Podés hacerlo sólo, unirte con familiares o amigos. O incluso colaborar a través de una ONG que te simpatice. En Facebook hay grupos muy interesantes como «El Paraná no se toca», «Una mano lava la otra», etc. Actualmente tenemos muchas cosas por defender. Fijáte cuando andes por la calle, de no omitir hacer lo correcto cuando adviertas algún peligro sobre un bien a tutelar, que puede ser: El medio ambiente en general o sus componentes en particular.

Si tenés comida que te quedó del medio día y no deseás comer lo mismo a la noche, envolvela y dásela a alguien que esté buscando en la basura, que es el abuelo, el padre o el hijo de otra persona. Si no tenés tiempo de buscar a ese alguien o no lo hallás, podés colocarlo en un borde del recolector de residuos, para que no se contamine y así el que lo necesita sabe que es comida disponible y le evitamos degradarse revolviendo la basura.

Si alguien arroja en la ruta o en la calle desechos (botellas, papel, plástico, etc.), decile que por favor lo recoja y lo conserve hasta encontrar el lugar idóneo para tirarlo. Tal vez te diga que no va a ir por allí con la basura en la mano, pero es bueno que sepa que es su basura y que se debe hacer cargo de la misma. La falta de contenedores o cestos no es excusa para evadir dicha responsabilidad. Recordemos el desagradable accidente de barrio Belgrano de Capital Federal, donde un muchacho fue tragado por una boca de tormenta al estar inundadas las calles y los desagües tapados. Al diluvio, que es un fenómeno que no se puede evitar, se le sumó la acumulación de basura que nunca fue arrojada en el lugar correspondiente y la desidia por parte de las entidades que deben controlar tal situación.

Si ves un caballo maltratado, llamá al Comando, a la Seccional de tu barrio, o a Control Urbano (tel. 0341 480-4675). Mediante la circular 014/06 el Comisario General de la Provincia de Santa Fe, en cumplimiento de la Ley Nacional Penal Nº 14.346, dispuso la posibilidad de que cualquier ciudadano denuncie el hecho, considerándose maltrato el sobrepeso en los carros y el uso de cadenas y látigos, los que se deben incautar para su cese.
Si te encontrás con un animal accidentado sin dueño en la vía pública, llamá al IMUSA o dirigite a Av. Francia 1940. En caso de no recibir tu reclamo, por ejemplo, por falta de movilidad o de personal, el instituto tiene que enviar un móvil de la Guardia Urbana para el retiro del animalito. ¿Cuánto tiempo podrás perder? Unos minutos, un rato… Pero pensá que si todos esperan que actúe el de al lado, no podés esperar ningún cambio, ya que esa actitud pasiva lamentablemente es la generalizada.

¿Sabías que Rosario contaba con una variada y valiosa cantidad de edificios muy bellos, antiguos e históricos? Lamentablemente, hasta que se los nombra patrimonio cultural, muchos de ellos ya han sido destruidos, ya que resulta más negocio edificar una torre de inferior calidad en su lugar que conservar esa reliquia arquitectónica; y así la ciudad pierde algo que es imposible reconstruir: El orgullo de poder gozar visualmente de una hermosa construcción, que si pasa un turista, seguro su cámara apuntará hacia ella. Este es un ejemplo de una cosa que debe ser puesta a tutelar, como nos dice el diccionario (persona, animal o cosa).

En un mundo donde casi nadie hace nada, lo poco que vos hagas, resulta mucho.

Si no te interesa hacerlo por vos, hacelo por amor a otro. Debe haber alguien a quien quieras en la vida. Tal vez el hijo que aún no pensaste tener. Mafalda decía “Paren el mundo que me quiero bajar”. Lamentablemente no se puede parar, y a la inacción de los hombres de bien y a la acción de los hombres de mal, se le suma, por ejemplo, el efecto invernadero, del que recién ahora se está considerando sus calamitosas dimensiones. Estamos mal, pero siempre podemos estar mejor o peor. De vos también depende para qué lado nos inclinemos en este gran barco. Protejamos la vida, protejamos la Tierra. Protejamos al Ser Humano de que no pierda su Humanidad, llevando la dignidad del hombre a los más altos pilares.

Nota: Por todo lo expuesto, llamo a reflexión cuando se habla de protector/proteccionista asociándolo a “persona que no tiene ningún otro interés en la vida.” Todo lo contrario; seguro le interesa muchas más cosas que al que impunemente lo critica.
Respecto a la normativa vigente sobre el maltrato animal, podés leer, entre otras normas, las ordenanzas municipales 5487/92 y 7445/02, la Ley Nacional Penal 14346 de los Derechos del Animal y la Declaración Universal de los Derechos del Animal de la ONU.
También te invito a que visites el sitio www.adopciones2006.blogspot.com
Para terminar con la agonía que sufren los perros abandonados y accidentados en la calle, NO COMPRES PERROS DE RAZA, andá al IMUSA, Av. Francia 1940, Rosario, Y ADOPTÁ UN PERRO, o recogelo de la calle si lo encontraste antes de ir allí. Él te está necesitando. Mirá las fotos de este sector, donde hay algunos de los animales que adoptaron otros “protectores” y yo, y verás que no tienen nada que envidiarle a ningún perro de pedigree. Controlá su reproducción ESTERILIZÁNDOLO. Es la única manera de que algún día no halla mascotas sin dueño en las calles. Buscá por Internet sobre Zooterapia y comprenderás lo importante que resultan en convivencia con el hombre, ya que fueron creados hace más de 10.000 años para hacernos compañía. No necesitás mucho espacio. Se adaptan a los departamentos y horarios de uno. Lo que más quieren es tu afecto y un hogar. GRACIAS POR LEER ESTE MENSAJE Y ESPERO QUE LO HAGAS EXTENSIVO A OTROS. TU AYUDA ES MÁS VALIOSA DE LO QUE PUEDAS IMAGINAR.

Nota: la mayor parte de la nota la escribí para el mismo link cuando se abrió esta página, en 2007. Casi diez años más tarde, veo con tristeza que lo que aquí cuestiono (falta de esterilización, maltrato animal, tema caballos, embate a «proteccionistas», etc.) sigue vigente, por lo que tenemos tarea que hacer. Este sitio seguirá actualizándose. Gracias nuevamente.

Débora Ayache